Business Agility

Agilidad es adaptación

A través de la consultoría Business Agility te acompañamos durante todo el proceso de adopción, cambio de mentalidad y transformación.

Trabajamos con las personas hasta conseguir organizaciones innovadoras con nuevas formas de trabajar que consiguen resultados diferentes.

Soluciones para todos los niveles de tu organización

Acompañamos el cambio individual y organizativo.

Te ayudamos a definir nuevos enfoques estratégicos.

Definimos e implantamos proyectos de OKR’s que permitan alinear a toda la organización y conseguir resultados desafiantes.

Te acompañamos en la definición de nuevas estructuras organizativas que te permitan una mayor adaptación, una toma de decisiones ágil y una respuesta rápida al cliente.

Identificamos nuevos roles que tu organización pueda necesitar.

Acompañamos a los equipos en la formación y adopción de nuevos marcos de trabajo y roles.

Identificamos las habilidades individuales para configurar equipos ágiles de alto rendimiento.

Utilizamos estructuras liberadoras para fomentar la inteligencia colectiva de los equipos.

Preparamos, entrenamos y acompañamos a los directivos y sus equipos, a encontrar la manera de trabajar de forma más eficiente, colaborativa y ágil, para conseguir los objetivos, priorizando el bienestar de las personas desde un nuevo rol.

Acompañamos a los departamentos de Personas como principales facilitadores del cambio.

El cliente en el centro

En Agilidad no existen recetas, te acompañamos a experimentar hasta descubrir lo más adecuado a tu organización.

El proyecto lo construimos juntos.

Entregar Valor

Definimos proyectos con etapas cortas para entregar valor cuanto antes.

Adaptados a las necesidades de cada cliente.

El Cambio es Bienvenido

Re-Establecemos el alcance del proyecto a medida que surgen nuevas necesidades.

Proyecto Modular

El alcance del proyecto se presupuesta y se define conforme surgen nuevas necesidades, optimizando así la utilización de recursos

Business Agility
es una solución adaptativa

El cliente se sitúa en el centro del proyecto y aporta feedback de forma continua. El cliente ve las soluciones en iteraciones cortas sin tener que esperar a que todo el proyecto esté terminado.